jueves, 20 de abril de 2017

Julián Iglesias Iglesias: hombre y empresario ejemplar


Julián Iglesias Iglesias nació en Majadas de Tiétar en 1821 de padre y madre desconocidos, pues fue abandonado nada más nacer motivo por el que, siguiendo la costumbre de la época, al bautizársele se le pusieron por apellidos “Iglesias” en uno y otro, ya que se desconocían quiénes eran tanto la madre como el padre.
Fue enviado a la casa-cuna de Plasencia, donde se crió y aprendió el oficio de espartero y marroquinero, especializándose en la confección de cinchas para cabalgaduras.
Poco antes de cumplir los 30 años (en torno a 1850) se vino a Cáceres, donde montó inicialmente un comercio dedicado a su especialidad que fue ampliando a otras ramas del comercio con notable éxito.
En torno a 1860 ya lo encontramos ubicado en la esquina de las calles Audiencia 8 y Camberos 2 (anteriormente, hasta el siglo XVIII, llamada “calle Oscura”), en la casa que hacía esquina con la calle de la Audiencia (actual Muñoz Chaves), en la misma confluencia con la calle Moreras. Era una época en que los escaparates no contaban demasiado y lo importante era el espacio destinado a la venta, generalmente con buenos mostradores. El acceso al comercio estaba por Camberos y ocupaba desde la misma esquina hasta casi mediada dicha calle.

Julián Iglesias Iglesias

Fue un hombre de amplia cultura adquirida escuchando, observando y discurriendo, con un acusado sentido de la justicia y profundas convicciones religiosas, cualidades que siempre estuvieron presentes en su actividad comercial.
Era proverbial en Cáceres su capacidad para discernir la posible rentabilidad de cualquier actividad comercial o industrial que se le proponía o sobre la que él mismo discurría, lo que le llevaba a embarcarse en negocios que otros rechazaban y a rechazar  otros que no veía claros y, generalmente, acertaba en sus apreciaciones lo que le llevó a prosperar con rapidez y amplitud.
Como siempre que alguien prospera a base de trabajo y riesgo, pronto surgieron algunos comentarios que apuntaban a que contaba con el respaldo económico del Marqués de la Constancia del que se insinuaba que podía ser su padre, extremo que nunca se demostró ni siquiera con pruebas leves ni al que él hiciera el más mínimo caso.
Según testimonio verbal que recogí personalmente de boca de su nieta Andrea Candela Iglesias el 25 de agosto de 1995, en su casa de Camberos 4, siendo ya una venerable anciana, Julián Iglesias se casó dos veces. La primera sobre 1861 con una señora llamada Gertrudis que vivía, soltera, en el Convento de San Pablo, donde tenía su residencia. Gertrudis falleció al poco de contraer matrimonio sin que del mismo hubiera ningún hijo. Cuando estaba en el lecho de muerte Gertrudis aconsejó a Julián que volviera a contraer matrimonio. Julián así lo hizo, casándose en 1862, en segundas nupcias con Vicenta Caldito Marchena, originaria de Brozas, nacida en 1844 (23 años menor que Julián), con la que tuvo 11 hijos, de los que únicamente he logrado rescatar el nombre de seis de ellos de los que, más abajo, doy detalles. Los otros cinco debieron morir muy pronto ya que las dos nietas que yo conocí sabían de su existencia pero no sus nombres.
Vicenta Caldito Marchena

Julián tuvo la prudencia de diversificar sus inversiones y negocios de la manera más variada. En Camberos tenía venta y almacén de tejidos y chacinas, éstas últimas elaboradas en el matadero de su propiedad que tenía al final de la calle Trujillo, cerca de su confluencia con Picadero.
Además de lo anterior se dedicó a otros negocios, destacando en el de lanas, que le proporcionó numerosos beneficios. Así mismo tuvo amplias explotaciones agrícolas en fincas que eran de su propiedad.
Dentro de la ciudad adquirió numerosas propiedades. De ello puede darnos una idea el hecho de que en el Padrón de la Riqueza Urbana de 1887 figura como propietario de 28 casas, con un valor líquido de 2.121 ptas.
A pesar de su riqueza, prestigio y reconocimiento dentro de los estamentos de la ciudad, jamás se preocupó por tener un aspecto distinguido del que se pudiera deducir su condición social, lo que no evitó que fuera Regidor en el Ayuntamiento en los periodos 1875-77 y 1881-85 aún a pesar suyo y solo por responder a peticiones de otros cacereños.






Un aspecto de la vida de Julián Iglesias que a mi, personalmente, siempre me impactó, fue el hecho de que sus profundas convicciones religiosas le animaron siempre a atender a cuantos acudían a él en demanda de ayuda hasta el punto de que, ya en el lecho de muerte, su mujer, preocupada siempre por la marcha del negocio, mostrándole las listas en que Julián tenía apuntados los nombres de sus numerosos deudores y las cantidades que le debían, le preguntó si la lista estaba actualizada. Julián le respondió que nadie había pagado nada y que como Dios había sido generoso con ellos, debía olvidarse de la existencia de la lista, voluntad que fue respetada por su mujer y sus hijos, saldándose todas las deudas que habían en el momento de su muerte.
También fue larga su generosidad con las Hermanitas de los Pobres cuando llegaron a Cáceres y se instalaron en la calle de Caleros, siendo frecuente tanto sus visitas al Asilo como los envíos de sacos de productos para alimentación de los asilados.
Muestra también de su forma de ser y de entender la vida fue su actitud en dos acontecimientos que afectaron a su actividad empresarial y que le produjeron cuantiosas pérdidas. Por un lado, el incendio devastador que sufrió su casa e instalaciones de la calle Camberos el 3 de agosto de 1874, que acabó con todas las existencias de tejidos y chacinas que tenía allí. Le dieron el nombre de quien había provocado el incendio, pero él no quiso que la justicia actuara, indicando que cualquier persona puede sufrir un mal momento y cometer una locura como la de provocar aquel incendio, pero que prefería aguantar las pérdidas que arruinar el futuro de nadie dando su nombre a la Justicia.
Andrea Candela Iglesias, nieta de Julián y a la que ya me he referido, me contó durante mi entrevista con ella en agosto de 1995 que cuando se produjo el incendio de 1874 una persona que era muda dijo que había visto al que provocó el incendio en el momento en que pegaba fuego al almacén, llegando incluso a dar el nombre del mismo. Según Andrea Julián Iglesias se negó en redondo a que se tomaran en consideración las acusaciones del mudo manifestando que siempre cabía la posibilidad de que se interpretara mal lo que el mudo decía, por lo que era preferible aguantar las pérdidas que formular una sola acusación contra un posible inocente.
Como se ve, dos versiones distintas pero con el mismo fondo respecto al mismo hecho.
La casa fue reconstruida y hoy podemos ver en los rosetones de herrajes de la balconada de la primera planta el año de reconstrucción (1874) y las iniciales de Julián (JI).




El segundo quebranto importante en la economía de Julián Iglesias tuvo lugar durante la noche del 13 de febrero de 1883, cuando le robaron 175.000 pesetas ¡¡de la época!!. Todas las pruebas demostraban que había sido uno de los tres de dependientes de confianza, sin que cupiera ningún género de dudas. Incluso, diversas indicios muy claros apuntaban hacia uno de los tres en concreto en concreto. Sin embargo y a pesar de los indicios, como no se consiguieron pruebas determinantes que inculparan al mayor sospechoso, Julián Iglesias no permitió que la justicia actuara, limitándose a despedir a los tres dependientes. Nunca recuperó lo robado.
Según me contó Andrea Candela Iglesias unas semanas después del robo Julián Iglesias recibió la visita del padre de uno de los dependientes, con el que estuvo encerrado en su despacho durante todo el día comiendo, incluso, juntos. Al terminar el día se despidieron y nunca nadie fue capaz de sacarle una palabra de lo que se había hablado aquella jornada.

Julián Iglesias Iglesias falleció en Cáceres en 1887, a los 66 años de edad, dejando esposa y seis hijos vivos.

Vicenta Caldito Marchena, la esposa de Julián, había nacido en Brozas en 1844 y falleció en Cáceres en 1919 a los 75 años de edad.
Tras la muerte de su marido los negocios giraban a su nombre (y así fue hasta su muerte) aunque el hijo mayor, Dionisio, era quien realmente los dirigía.

En los movimientos que se produjeron en España entre los comerciantes reclamando la creación de Cámaras de Comercio en todas las provincias, fue Vicenta Caldito la que, junto a otros industriales cacereños, el 24 de noviembre de 1898 firmó el telegrama que se dirigió al gobierno con dicha demanda y que daría lugar a la creación de la cámara cacereña en febrero de 1899 cuyo primer presidente fue su hijo Dionisio.
De los 11 hijos habidos por Julián Iglesias de su matrimonio con Vicenta Caldito 6 llegaron a la edad adulta:

Dionisio Iglesias Caldito: El mayor, nacido en 1863 y fallecido el 4 de enero de 1924, con 61 años. Permaneció soltero toda su vida y, según me contó su nieta Asunción Iglesias Zubiaga, jamás consintió que se le tomase una foto.
El mismo año de la muerte de su padre, en 1887, consiguió la adjudicación, por subasta, de la colocación del servicio de alumbrado en Cáceres por la suma de 19.000 ptas.
Fue el primer presidente que tuvo la Cámara de Comercio e Industria de la provincia cuando se fundó en 1899.
En 1905 y 1906 participó de forma muy activa en la fundación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cáceres.

Paula Iglesias Caldito, nacida en 1864. Se casó con Dionisio Acedo Castellanos (año y medio más joven que ella). Fruto de este matrimonio fue el nacimiento en 1898 de Jesús Dionisio Acedo Iglesias (+1979), director del periódico Extremadura desde 1939 hasta su jubilación en 1971.

Raimunda Iglesias Caldito, nacida en 1865. Se casó poco después de morir su padre, contando 22 o 23 años, con Rufino Murillo Vecino (nacido en Talaván en 1859, hijo de Juan Murillo Valencia, mesonero, originario de Berlanga, y de Ceferina Vecino Fernández, natural de Talaván), que fue profesor de pedagogía en la Escuela Normal y ayudó a sus cuñados en el negocio familiar en tareas de administración.
Fruto del matrimonio de Raimunda y Rufino fueron:
— Julián Murillo Iglesias, afamado médico cacereño nacido el 25 de julio de 1889 y muerto el 27 de julio de 1967, recién cumplidos los 78 años; nieto suyo es el cardiólogo cacereño Jesús María Larrazábal Murillo, que ha sido Mayordomo de la Cofradía de la Virgen de la Montaña);
— Tomás Murillo Iglesias (Abogado del Estado y que ejerció como tal en la Delegación de Hacienda de Cáceres y fue el primer director del periódico Extremadura, a partir de 1923) y
— José Murillo Iglesias, fallecido en febrero de 1972, también Abogado del Estado y fue presidente de la Diputación Provincial; su hija Felisa Murillo Bernáldez se casó con Juan Rovira Tarazona (1930-1990), que llegó a ser Ministro de Sanidad en tiempos de la UCD.

Julián Iglesias Caldito, nacido en 1871 y fallecido en 1851, a los 80 años. Casado con Primitiva Zubiaga Chaves, fallecida cinco años después que su marido, en 1956. Fue miembro de la directiva de la Cámara de Comercio, en la que ostentó el cargo de Tesorero desde 1918 a 1920, año en que cesó en su actividad como comerciante, traspasando sus negocios a los Vela. Al mismo tiempo se construyó la casa de corte modernista de Antón 25, que hace esquina con el paseo de Cánovas, donde se trasladó a vivir con su mujer e hijos.

Julián Iglesias Caldito y Primitiva Zubiaga Chaves




Era uña y carne con sus dos hermanos Dionisio y Carlos (ambos solteros), llevando entre los tres, siempre en armonía, los negocios familiares. Su hija Asunción, en la entrevista que tuve con ella el 24 de agosto de 1995 en su casa de San Antón 25 de Cáceres, me contó la anécdota de que, con ocasión de una grave enfermedad que tuvo su hermano Dionisio y que lo mantuvo en cama durante dos semanas, Julián no se apartó de su lado ni un instante.
Primitiva Zubiaga Chaves, la mujer de Julián, era hija de Valentín Zubiaga Aguirre (y de Gabriela Chaves) al que su tío Francisco Aguirre se había traído de Respaldiza (Álava), junto a sus primos Daniel y José Acha.
Valentín Zubiaga fue socio de Gabino Díez Huertas. De su asociación comercial nació la firma “Diez y Zubiaga”, que pasó después a ser “Gabino Díez” y enseguida a “Sobrinos de Gabino Díez”.





Según me contó Andrea, la sobrino de Julián Iglesia, la generosidad de éste distaba mucho de aquella de la que había hecho gala su padre.
Frutos del matrimonio fueron 8 hijos:
Carmen Iglesias Zubiaga, (nacida en Cáceres en 1900 y fallecida en Sevilla el 2-12-1994, con 94 años). Casada con Manuel Beca Mateos (*7-2-1895 — +1-11-1962, con 76 años), abogado penalista de fama, político integrado en la CEDA y empresario,  que había venido destinado a Cáceres en 1920 como Inspector del Timbre recién sacada su plaza con tan solo 25 años. Gran aficionado al cine, constituyó la productora cinematográfica “Sevilla Films”. En 1924 Manuel Beca pidió la excedencia y el matrimonio se trasladó a Sevilla y tuvieron dos hijos: María del Carmen y Carlos Beca Iglesias.

Manuel Beca Mateos


Manuel Beca (marcado con una X), en una reunión de la plana mayor de la CEDA en Sevilla a principios de 1933. Presidía la reunión José María Gil Robles, marcado con (1)


Reunión de la Minoría Popular Agraria presidida por Gil Robles durante el segundo bienio. Manuel Beca marcado X.

Áurea Iglesias Zubiaga, fallecida con 90 años.
Manuela Iglesias Zubiaga, casada con Antonio del Campo, médico del Instituto de Sanidad en Cáceres. Creo que tuvieron un hijo (Antonio del Campo Iglesias) que ejerció como anestesista y fue maestro de muchos en Galicia, su tierra de adopción, donde casó y dejó descendencia.
Adela Iglesias Zubiaga, que permaneció soltera y murió con 87 años.
Julián Iglesias Zubiaga, único hijo varón, casado con Rosa Albi, de Ávila (tuvieron 4 hijos: Julián, ingeniero industrial; Joaquín, ingeniero aeronáutico; Rosa María, enfermera y Carlos, economista. Residen todos en Madrid excepto Rosa María, que vive en Cáceres.
Asunción Iglesias Zubiaga, persona a la que pude entrevistar. Permaneció soltera hasta su fallecimiento poco después de nuestra entrevista.
María José Iglesias Zubiaga, casada con Enrique Fernández, militar, capitán de la Guardia de Asalto. Tuvieron una hija, María José, casada con Damián Muñoz García, aparejador del Irida.
Isabel Iglesias Zubiaga, casada con Joaquín Jiménez Acedo (hijo de Ramón Jiménez Hurtado, último heredero de la Imprenta Jiménez) con la que tiene cuatro hijos:
— María del Carmen, casada con Faustino Muñoz García, que fue diputado con la UCD en las Cortes Constituyentes, residentes en Cáceres;
— Isabel, casada con Alfonso Higuero López-Montenegro y residen en Madrid;
— José Ramón, casado con María José Labadie Bobo, residentes en Zamora;
— María Asunción, casada con Juan Luis Ordóñez Carbajal, residentes en Madrid.

Juana Iglesias Caldito, nacida en 1875 y que se casó dos veces:
— primero con José Candela Galván. Fruto de este matrimonio fue Andrea Candela Iglesias, a la que me he referido varias veces como fuente de alguna de mis informaciones. Tras enviudar de José Candela en el año 1904, casó
— en segundas nupcias con Cipriano Campillo López, procurador de los tribunales que había llegado a Cáceres en 1907 acompañando a su padre Cipriano Campillo Parraguer, leonés ponferradino que se vino a Cáceres en dicho año a ejercer como Escribano en el Juzgado de Primera Instancia. Fruto de este matrimonio fue, entre otros, el procurador de los tribunales José María Campillo Iglesias, con el que tuve el gusto de tratar profesionalmente.

Carlos Iglesias Caldito, nacido en 1878 y fallecido el 2 de abril de 1939. Permaneció soltero toda su vida y dedicado a los negocios familiares. Era asiduo participante en la tertulia que tenía lugar en la trastienda del comercio.

1 comentario:

  1. Creo su celda en La Colmena.. saludos http://www.lacolmenacultural.com/municipios.php?id_municipio=101140001

    ResponderEliminar